La Casona De Vinuesa

La Casona De Vinuesa

Posada

22 personas

Precio 70€

Vinuesa - Soria

Descripción

A los pies de La LAGUNA NEGRA.

Características y servicios

  • Admite animales
  • Tarjeta de crédito
  • Excursiones
  • Bar
  • Barbacoa
  • Conexión a Internet
  • Caballos
  • Calefacción
  • Chimenea
  • Cocina
  • Cuna
  • Pistas de Esquí Cercanas
  • Campos de Golf cercanos
  • Jardín
  • Vista Panorámica
  • Montaña
  • Natación
  • Pesca
  • Restaurante
  • Juegos de mesa
  • Satélite
  • Televisor
  • Rutas en Bicicleta

Lo que comenta el propietario

En el singular emplazamiento de esta bella localidad y al lado de la LAGUNA NEGRA, se alza la posada "La Casona de Vinuesa", ubicada en un mágnifico edificio construido a finales del S. XVIII que ha sido rehabilitado respetando los patrones arquitectónicos de la zona, sobre todo en lo referente al uso de la madera y la piedra. El edificio ha sido adaptado a las necesidades de los tiempos actuales.

Posee 11 habitaciones: 8 con cama de matrimonio y 3 con camas dobles. Tienen televisión, teléfono, hidromasaje, etc.

Como servicios comunes contamos con salón de televisión y lectura, comedor e Internet.

Localización de La Casona De Vinuesa

  • Latitud:41º 54' 42'' N
  • Longitud:2º 45' 46'' W

Vinuesa está situada entre el Pantano de la Cuerda del Pozo y Urbión, su mayor riqueza es el pinar y la ganadería, así como el turismo. La arquitectura popular pinariega se muestra en esta villa en su más pura esencia: casas labradas en piedra de sillería, balconajes de madera, chimeneas cónicas, etc., de la que destaca la Casa de los Ramos. Su magnífica iglesia de Nuestra Señora del Pino es del siglo XVI.

Entre sus fiestas y tradiciones la más conocida es la que se celebra en honor de la Patrona, la Virgen del Pino, el 16 de agosto (La Pinochada).

Así pues, además de la localidad, podemos disfrutar de un paisaje maravilloso y practicar todo tipo de deportes y actividades de ocio como comentaremos en la siguiente sección.

Embalse de la Cuerda del Pozo: Amplio embalse de agua del Duero y el Ebrillos, el agua deja ver restos de un pueblo que quedó sepultado, y en cuyo nombre se han quedado prendidos -cómo no en esta provincia de fantasías a flor de tierra y agua- repiques de campanas de una torre sumergida. La chimenea de la ferrería hace lo propio desde su verticalidad de ladrillo, y en las épocas de sequía, cuando el suelo agrietado se deja ver allí donde casi siempre está el pantano, las calles de La Muedra aparecen al fondo, no se sabe si fantasmales o serenas entre su camposanto y sus ruinas.

Laguna Negra: la carretera que va a Montenegro de Cameros es la misma que se interna por venas de agua y pinar inmenso hasta la Laguna Negra, en el epicentro de las Tierras de Alvargonzález. La ascensión no defraudará retina y sensaciones. Para la excursión en coche, una pista a la izquierda señala el camino que lleva hasta la Laguna Negra. Dos kilómetros antes de llegar, un espacio sirve de aparcamiento e indica el fin del ascenso a los vehículos, prometiendo un agradable paseo hasta el circo glaciar. En verano y en Semana Santa, un autobús de ida y vuelta transporta a los viajeros menos andarines, si bien el consejo es procurar que sean las piernas las que nos llevan por la fácil senda que van tomando las hayas y los ocasionales tejos y serbales.